Respuesta a las 'Diez Preguntas Para Hacerle a Su Pastor' de la Página 'Sin Dioses'


 

  de Claudio 'Kimeradrummer' González  
 

Existe en internet una página llamada 'Sin Dioses' que promueve de manera activa el Ateísmo y el Escepticismo. En ésta página se pueden encontrar variados artículos sobre el tema, especialmente dedicados a probar el Ateísmo y refutar el Teísmo desde variados flancos. Hay una sección en especial que llama mi atención, y es la sección llamada 'Examinando las Religiones', la que contiene varios artículos apologéticos del Ateísmo en contra de diferentes religiones. He revisado algunos de ellos y en Facebook les he dado breve respuesta, pero hay uno en especial que me dedicaré en responder, pues se supone que es un desafío lanzado a modo de preguntas sobre los Creyentes, específicamente Cristianos.

El artículo tiene como título 'Diez Preguntas para Hacerle a Su Pastor', y es una traducción de un artículo en ingles proveniente de otra página similar. El autor comienza exponiéndonos la pobre y desdichada posición de los aproblemados profesores de ciencia que, queriendo imponer el Evolucionismo como la posición por defecto sobre los niños, tienen que aguantar a algunos 'estudiantes religiosos que han sido programados por sus padres e iglesias para rechazar la evolución y cualquier otra rama de la ciencia que incomoda sus sagradas supersticiones'.

Ante tamaño 'ultraje', como llama el autor a tal situación, y teniendo en mente las llamadas 'Diez Preguntas para Hacerle a tu Profesor de Biología Sobre la Evolución' propuestas por el Creacionista Jonathan Wells, el autor cree que 'es justo que [las Iglesias Creacionistas] reciban una cucharada de su propia medicina', lo que me parece irónico, pues la introducción nos plantea una posición bastante víctima de los pobres profesores de ciencia Ateos, los cuales tienen todo el apoyo del Estado para enseñar sus teorías incomprobables. Los Ateos, en definitiva, tienen el derecho de imponer sus mentiras sobre tus hijos, pero tú no tienes derecho de enseñarles a tus hijos la verdad ni tampoco tienen ellos el derecho a defenderla, puesto que serás acusado de 'ultrajar' a los pobres profesores de ciencia Ateos, los cuales ya tienen varios problemas sobre sus hombros como para aguantar uno más; y no solo es uno más, sino que es, en palabras del autor de aquella entrada, el 'ultraje [que] puede que supere a todos los anteriores'.

En fin, no alargaré más la cosa pues ustedes mismos pueden leer el resto de la diatriba en aquella página. Ahora pasaré a responder las preguntas planteadas por el artículo.

1. ¿Por qué insisten en que Dios es amoroso y misericordioso cuando, en las conquistas de Israel del antiguo testamento, este ordena específicamente a su pueblo elegido que masacre a sus enemigos; sin mostrar misericordia hacia hombres, mujeres, e incluso niños y animales?

La pregunta intenta plantearnos una contradicción en la naturaleza de Dios, contradicción que no existe para nada si tenemos en cuenta que la misericordia de Dios no existe por sí misma y no está divorciada de Su voluntad ni del resto de Sus atributos, además de que el hombre como criatura, y mucho más como pecador, carece de todo derecho frente al Creador. Escrito está:

"Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece."

Romanos 9:15-18

Por lo tanto, la misericordia de Dios no es algo que se derrama indiscriminadamente sobre todos los seres humanos, sino que es algo que Dios concede según Su voluntad a quien Él quiera. Dios tiene todo el derecho de ser o no ser misericordioso, y cuando es misericordioso lo es de manera total y absoluta.

Con respecto a la mención que se hace de aquellos pueblos que fueron desarraigados por Dios por medio de Su pueblo Israel, la respuesta es simple: Dios decidió no extender Su misericordia sobre ellos, sino condenarles en Su justicia por los pecados de los cuales eran culpables (Deuteronomio 12:19-21). Dios actuó en contra de esas naciones como Juez, y como tal aplicó justicia sobre ellas.

2. ¿Tiene sentido pretender, como hace la Biblia, que el pecado puede ser perdonado por arte de magia transfiriendo la culpa de una persona culpable a una inocente y posteriormente castigando la inocente?

¿De acuerdo a quién o a qué no tiene sentido? Cristo actuó como el Sustituto voluntario ante el tribunal de Dios, cargando sobre Sí mismo la culpa del pecado de Su pueblo y, en consecuencia, recibiendo el castigo merecido por tal culpa, eximiendo así a Su pueblo de recibir tal merecido castigo. Dios mismo ha establecido tal principio. Y gracias le damos, pues allí radica nuestra esperanza segura de salvación: en que Cristo, por amor, murió por nosotros, en nuestro lugar.

¿Cuál es el problema, sea ético o racional? ¿Porqué no tiene sentido? Incluso entre los hombres se da el caso en que una persona se compromete a responder por las acciones de otra persona, por ejemplo en el caso del aval. El asunto es que el autor se hace a sí mismo el parámetro de lo que tiene sentido y lo que no, poniéndose en una posición bastante arrogante. Si a él no le hace sentido, bien por él…pero deberá demostrarlo.

3. ¿Por qué la Biblia muestra a Dios manifestándose de formas dramáticas y realizando milagros evidentes ante los ojos de los no creyentes? ¿Porque no sucede nada parecido hoy en día?

¿Y porqué tendría que suceder? ¿Bajo qué premisa Dios estaría obligado a manifestarse de esa forma? No tengo idea de que forma lo que plantea esta pregunta afecta en algo a la fe Cristiana. Además, el hombre está tan corrompido que "si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos" (Lucas 16:31), de manera que aunque Dios mismo descendiera del cielo ellos no creerían. Prueba es que incluso realizando muchos milagros evidentes frente al pueblo judío, Jesús terminó crucificado. Los milagros no dan fundamento a la fe, sino la Palabra de Dios. Además, la fe misma es un don concedido y sostenido por Dios en el creyente elegido (Efesios 2:8; Filipenses 1:29).

Por otra parte, no creo que la limitada experiencia del autor sea determinante a la hora de afirmar universales. Es decir, no porque en su limitada experiencia el autor de estas preguntas no haya experimentado manifestaciones extraordinarias de Dios significa necesariamente que estas no suceden hoy en día. Puede ser que estas tengan lugar fuera del alcance del conocimiento del autor por ejemplo, de manera que afirmar categóricamente que estas manifestaciones ya no suceden es falaz.

4. ¿Por qué un gran número de cristianos siguen creyendo en el inminente fin del mundo cuando el Nuevo Testamento dice claramente que el apocalipsis iba a ocurrir 2000 años atrás?

Aquí el autor entra en el campo de la exégesis, pero no ofrece prueba alguna de lo que afirma aquí. Me gustaría saber donde dice la Escritura 'claramente que el apocalipsis iba a ocurrir 2000 años atrás'. Seguramente se refiere a Mateo 24:34; si es así, estaría sacando grandemente de contexto tal vs., el cual, si tomamos en cuenta el contexto, plantea que la Segunda Venida del Señor Jesucristo y el fin del mundo tuvieron lugar en aquella generación de forma tipológica y no literal, pero así como no ofrece pruebas de lo que afirma, yo no entraré a profundizar en este asunto.

5. ¿Por qué los cristianos creen en el alma cuando la neurología ha encontrado pruebas claras de que el sentido de identidad y la personalidad pueden ser alterados por cambios físicos en el cerebro?

El autor incurre aquí en un gran petitio principii, asumiendo sin comprobar que las ciencias empíricas son capaces de entregarnos verdades absolutas, lo cual no es cierto. Sobre este tema, les recomiendo leer la traducción que hizo mi hermano Alexander Rodríguez de un artículo del pastor Gary Crampton llamado 'La Visión Bíblica de la Ciencia' donde expone las falacias lógicas que rodean esta práctica, la que si bien es útil es, a la vez, incapaz de entregarnos ninguna verdad absoluta.

A su vez, el autor plantea que el hecho de que 'la neurología [haya] encontrado pruebas claras de que el sentido de identidad y la personalidad pueden ser alterados por cambios físicos en el cerebro' prueba que el alma no existe; de otra forma, la pregunta no tendría sentido. Pero pregunto ¿Cómo prueba tal cosa lo que el autor dice que prueba? El autor asume que su premisa prueba su conclusión, pero no nos informa de que forma su premisa prueba lo que concluye. No veo la relación lógica necesaria entre la premisa y la conclusión, con lo que nuevamente incurre en una petitio principii y le agrega un non sequitur a su lista de falacias.

6. Si ofrecer la salvación a través de Jesús siempre estuvo en los planes de Dios, ¿por qué no envió a Jesús desde el principio, en lugar de confundir y engañar generaciones de personas mediante la creación de una religión llamada Judaísmo que, según Dios mismo sabía de antemano, no sería la adecuada?

Todo lo que acontece en la Creación tiene un propósito dentro del plan de Dios. Nada sucede al azar, sino que incluso la entrada del pecado al mundo sucedió, usando una expresión Bíblica, de acuerdo al determinado concejo y anticipado conocimiento de Dios, y cada pieza dentro del plan tiene su lugar y función destinados. En otras palabras, la salvación en Jesucristo no es un plan B en el consejo de Dios debido a la entrada del pecado, sino que la entrada del pecado y sus múltiples manifestaciones (incluyendo la aparición de falsas religiones como el Judaísmo) obran en conjunto el gran propósito de Dios, que es el de glorificarse a Sí mismo en Jesucristo mediante la salvación de Su pueblo elegido y la condenación de los réprobos. Todas las cosas bajo el cielo, sean buenas o malas, obran en conjunto para lograr tal grandioso fin.

La pregunta, además, tiene un trasfondo pragmático. Debido a esto, la conclusión que pretende establecer carece de fundamento sólido, puesto que lo que pueda parecerle al autor como algo práctico, para Dios puede no ser así, teniendo en cuenta que Dios carece de las limitaciones que posee el autor, las cuales limitan drásticamente sus opciones prácticas. El Pragmatismo, al igual que el Empirismo, no puede establecer verdad alguna.

7. La Biblia dice que Dios no desea que nadie perezca, pero también afirma que la mayoría de la humanidad terminará en el infierno. ¿No quiere decir esto que el plan de salvación de Dios fue un fracaso? Si este trágico resultado se considera un éxito, ¿que contaría como un fracaso?

El pasaje aludido por esta pregunta es el siguiente:

"El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento."

2 Pedro 3:9

Entonces, la pregunta asume, según la interpretación que da de este vs., que el propósito de Dios es salvar a todos y a cada uno de los hombres. Si esto es así, entonces lo que concluye esta objeción es cierta: Dios ha fracasado, puesto que la mayoría de la humanidad ha terminado en el infierno. Sin embargo, ¿Es esto así? Para nada, pues nunca ha sido la intención de Dios salvar a cada ser humano, sino solo a Su pueblo elegido, el Israel espiritual.

Tomando en cuenta el contexto, estas palabras de Pedro van dirigidas a aquellos que llama "amados" (vs. 1), los cuales son distinguidos de aquellos a quienes Pedro llama "burladores" (vs. 3). Como la carta va dirigida a la Iglesia en general, todos aquellos que con verdadera fe han creído en Jesucristo para salvación entran en el grupo de los "amados", pues la fe es señal segura de la elección.

Entonces, el "nadie" y el "nosotros" del vs. 9 no se refieren a cada ser humano en particular, sino solo a los "amados", es decir, a la Iglesia de Dios, el Cuerpo de Cristo, el Israel de Dios. Dios no retarda Su promesa, sino que, de acuerdo a Su plan, cada uno de los elegidos procederá al arrepentimiento, y luego vendrá el fin.

Me gustaría ver como responden esta pregunta aquellos que abogan por el Universalismo. No veo cómo pueden escapar a la inevitable conclusión de ésta.

8. ¿Por qué Dios no creó los seres humanos de tal manera que libremente deseen hacer el bien, eliminando así la necesidad de crear un infierno para atormentar eternamente a los impíos? (Si la idea le parece imposible o contradictoria, ¿acaso no es esta la situación que se da en el cielo?)

Mi pregunta nuevamente es ¿Y porqué debería hacerlo? De nuevo, no veo el sentido de esta pregunta ni de que forma afecta a la fe Cristiana. Me parece más una apelación a las emociones que una verdadera objeción lógica.

En fin, Pablo responde esta pregunta de la siguiente forma:

"¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?"

Romanos 9:22-24

Y en otro lugar se nos dice:

"Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo."

Proverbios 16:4

Entonces Dios, de acuerdo a Su propósito de glorificarse a Sí mismo en todas las perfecciones de Su maravilloso Ser, a fin de glorificarse en Su justicia, ira y poder, creó al impío para mostrar en él a Su pueblo tales perfecciones que de otra forma, de no haber impíos sobre las cuales manifestarlas, hubieran quedado ocultas, además de mostrarles el fin que hubieran tenido ellos de no ser por la gracia y misericordia de Dios en Jesucristo.

Por lo tanto, incluso aquellos que se condenan tienen su lugar dentro del gran propósito de Dios, y la objeción implícita de la pregunta queda totalmente neutralizada.

9. (Para fideístas o personas que dicen que la fe se auto-justifica) ¿Es justo o racional por parte de Dios ocultarse a sí mismo de modo que sólo pueda ser conocido por fe, y aparte de eso insistir en que cada ser humano le encuentre escogiendo la única correcta entre cientos de incompatibles religiones?

¿Y porqué sería injusto e irracional tal cosa? Dios es el parámetro de Sus propias acciones, de manera que Si Él hace algo, tal acción de parte de Dios es buena, justa y santa solo porque Dios lo hizo. En ese sentido, si Dios no quiso revelarse a la mayoría de la humanidad, entonces es justo ante Él actuar de aquella forma. No hay mandamiento que obligue a Dios a actuar de otra manera, sino que el revelarse a Sí mismo es una prerrogativa que ejerce a voluntad sobre quien Él quiera (Mateo 11:27). Por lo demás, siendo el hombre pecador, no tiene derecho alguno de que Dios se revele a él y le salve, sino que lo que merece es ser condenado al infierno. Entonces, que Dios se revele a alguien es un don que Él concede en Su gracia a quién Él quiera.

De qué forma esto es injusto me gustaría saberlo; a su vez, de qué manera esto puede ser irracional también me gustaría saberlo. ¿Acaso Dios no tiene derecho de hacer lo que quiera con lo Suyo? Si al autor del artículo no le parece, eso ya es otro cuento.

10. Si usted tuviera el poder de ayudar a todas las personas que sufren o que pasan momentos de grave necesidad, ¿estaría dispuesto a hacerlo? De ser así, ¿por qué Dios no lo hace?

Esta es una pregunta que apela grandemente al sentimiento de justicia propia que tiene cada hijo caído de Adán, pues pretende poner al hombre mismo como el parámetro de lo que Dios debe ser y hacer. Además, revela una inmensa arrogancia sobre aquel que caiga en la trampa. Alguien puede responder afirmativamente esta pregunta sin problemas, pero cuando llega a la segunda pregunta saldrá a flote el orgullo si es que cae en la trampa. Dice el alma orgullosa: – 'Si yo estoy dispuesto a hacerlo pero Dios no, entonces eso significa que soy mucho más bueno, justo y santo que Dios'. Es realmente apestoso el olor a orgullo que desprende la justicia propia que, dicho sea de paso, es inexistente entre los hijos de Adán afectados por el pecado.

La respuesta es como sigue: lo que para el hombre es una obligación impuesta por Dios mismo, para Dios es un derecho que puede ejercer libremente. No hay nada ni nadie que obligue a Dios a ayudar a las personas necesitadas que, dicho sea de paso, como todo hijo de Adán en pecado merecen ser condenadas por haber pecado contra Él, y toda ayuda que venga de Su mano es de pura misericordia.

Además, la pregunta presenta una objeción ética en contra del carácter de Dios, pero ¿Bajo que parámetro ético un Ateo o Escéptico puede emitir juicio moral alguno? ¿Qué justificación racional le da veracidad, universalidad, autoridad y objetividad a tal parámetro? Estas preguntas carecen totalmente de respuesta racional alguna de parte del Ateo o Escéptico.

En fin, ya están respondidas las preguntas. Una cosa interesante es que ninguna de las objeciones implícitas dentro de las preguntas (con excepción aparente de la primera) da como conclusión necesaria que Dios no existe; al contrario, las preguntas dejan manifiesta la ignorancia de la fe Cristiana según las Escrituras del autor de estas.

La cruz de Cristo permanece firme, y Su resurrección nos da esperanza de gloria. Todo aquel que crea en Él será salvo, y llegado el gran día recibirá de Dios el mayor regalo de todos: Su presencia eterna. Disfrutaremos con Cristo para siempre. Tenemos la verdad de nuestra parte, y quiera Dios llamar a Sus elegidos de la oscuridad e ignorancia del Ateísmo y del Escepticismo a la luz admirable de Cristo, para gloria de Su Nombre.

Dios les bendiga, y recuerden siempre que somos más que vencedores por la fe que nos ha sido dada. AMÉN.